Entrevista a Lídia Salas

La familia Salas ha vivido con intensidad, a través de su librería, los cambios sociales y políticos de una Barcelona convulsa, así como acontecimientos trágicos tales como el incendio del Gran Teatro del Liceo. Para conocer más a fondo la historia de Salas Llibreteria con un testimonio en primera persona, hemos entrevistado a Lídia Salas, la nieta del fundador de la mítica librería. Descubriremos como vivió el rodaje de una película de John Wayne, las manifestaciones reprimidas por los grises durante la dictadura franquista, o los cambios de localización después del incendio del Liceo hasta el día de hoy…

¿Cual es la historia detrás de Salas Llibreteria?

Ferran Salas Farriol (mi abuelo paterno), alquiló un local ubicado en el número 53 de la Rambla de los Capuchinos, en Barcelona, iniciando el negocio familiar, una librería de compra-venta y alquiler de libros. Fue en el año 1950. El local se encontraba en una zona de paso, una entrada. Por un lateral tenía un acceso a la escalera de vecinos y en su parte posterior se encontraban dos puertas, una que daba al escenario del Gran Teatro del Liceo y la otra por donde accedían todos los trabajadores y artistas.

EmiliSalas

Emili Salas, padre de Lídia

Mi abuelo estuvo relativamente poco tiempo solo en la librería, Emilio Salas, su hijo (mi padre), tuvo que dejar su trabajo en la Maquinista para ir a ayudarlo, pues era un negocio que requería montar y desmontar todos los días. Las estanterías se ponían sobre unos soportes en las dos puertas abiertas y los libros se guardaban dentro de las estanterías fijas. La librería se convirtió en un trabajo pero también en un hobbie para mi padre.

En la Guía secreta de Barcelona, escrita por José María Carandell y publicada en el año 1974, hay una página (pág 50) dedicada al “librero Salas”. En este artículo se pone de manifiesto la actividad que realizaba mi padre en la librería, así como su interés y dedicación por las ciencias ocultas y la astrología.

Fue uno de los mejores astrólogos del momento, discípulo de Xavier Portabellael eminente  Dr. Gibert. Otro amigo de mi padre, famoso gracias al programa de televisión “Tres i l’astròleg”, Joaquim Teixidor, también fue amigo y alumno del Dr. Gibert en la época de represión franquista. Actualmente mantengo una gran amistad con su hija Mª Helena Teixidor, que también se dedica a la astrología.

EmiliSalas_MercatSantAntoni

Emili Salas en el Mercado de Sant Antoni

Volviendo a la librería, mi padre también ponía parada en el mercado de Sant Antoni los domingos por la mañana, allí, además de libros, vendía monedas y sellos, pues gustaba de la filatelia y la numismática. Yo nací entre libros, dormía dentro de la caja donde transportaba los libros para el mercado.

Emilio Salas formó parte de los seis primeros libreros que iniciaron la Feria del libro Antiguo y de ocasión que se inauguró en la plaza de la Universidad en Barcelona. Fueron tiempos duros pero divertidos al mismo tiempo, no se conocía otra cosa, ya que las vacaciones no existían en aquel momento, al menos para nuestra familia. La librería era un lugar de tertulia más que un lugar de venta. Escritores, pintores, coleccionistas, etc., disfrutaban compartiendo sus comentarios y experiencias.

En cuanto al hecho de tener al teatro del Liceo “dentro” de la librería también la convertía en un lugar peculiar. Recuerdo cuando se hizo el rodaje de la película El fabuloso mundo del circo, con John Wayne, me tenía fascinada todo lo que se llegó a montar allí dentro; pasaron todo por la librería, decorados, animales, etc. Tuvimos que tener cerrado durante el tiempo que duró la “movida”, pero nos autorizaron a ampliar el negocio con tres tramos más de estanterías, eso fue muy bueno para nosotros.

Ferran_Emili_Rambla

Emili y Ferran Salas en la librería de la Rambla

Cuando mi padre se jubiló, en el año 1975, nos pasó el negocio a mi marido y a mí. Yo ya llevaba tiempo trabajando con él en la librería y mi marido dejó su trabajo de mecánico de automóviles para dedicarse a los libros conmigo. Mi padre a partir de entonces se dedicó a escribir. Publicó libros como “El poder de las pirámides 2”, “El gran libro de los sueños”, “El gran libro del Tarot”, “El arte de echar las cartas”, “El libro de los nombres”, etc.

Pero el hecho de tener un negocio al aire libre, también tenía sus inconvenientes, aparte del frío del invierno, que entonces era muy duro, tuvimos que vivir manifestaciones sin poder evadirlas, pues no nos daba tiempo de desmontar para cerrar. La gente se refugiaba dentro de la librería y los “grises” nos lanzaban gases lacrimógenos, fue una época tremenda.

En 1994 tuvo lugar un gran incendio en el Teatro del Liceo, estuvimos unos días que no podíamos ir a trabajar ni sabíamos si podríamos volver. Finalmente nos autorizaron, pero duró poco pues a partir de aquel momento empezó el proceso de expropiación que afectó a todos los vecinos y tuvimos que irnos.

¿Cómo habéis vivido los cambios de localización después del incendio en el Teatro del Liceo?

Pues no muy bien, buscamos un local, lo más cercano posible a la Rambla, con el fin de conservar la clientela, y alquilamos una antigua perfumería en la calle de la Unión, la remodelamos por completo y estuvimos allí cinco años. Tuvimos que soportar cuatro años de las obras del Teatro del Liceo, un año de las obras de la calle y luego empezaron las obras en el Hotel Oriente. Esto nos acabó de hundir.

Mientras tanto, como las cosas no iban bien, intentamos abrirnos camino con otra librería en Calella de la Costa, dedicada principalmente a libro extranjero y a restos de edición. Sólo pudimos aguantar allí dos años, estaba bien situada en el número 141 de la Calle Esglesia, pero eran unas galerías y tuvimos la mala suerte que la propiedad alquiló el pasillo a un comerciante de bisutería, que ocupaba todo el espacio y la gente no podía acceder al interior.

Cuando pensábamos que ya no había remedio, un compañero que se jubilaba nos ofreció el local que tenemos ahora en la calle Jaime I de Barcelona y aunque el traspaso era elevado, nos hipotecamos con la esperanza de que funcionase. Este local tenía historia, había sido una mercería, una zapatería y luego un estanco, siempre manteniendo la decoración, y nosotros también la conservamos. Era el año 1997. Abrimos el día de Santa Lucía, el 13 de diciembre.

Pusimos al frente de la librería a nuestra hija Emma, pues mi marido todavía estaba en la calle Unión, a sólo cinco minutos de distancia. Yo por aquel entonces estaba trabajando fuera del negocio familiar y eso nos permitió sobrellevar los gastos familiares.

¿Qué podemos encontrar en la librería Salas?

Libros, ¡¡por supuesto!!

ManelGracia

Manel Gràcia en la actual Salas Llibreteria

Bueno, tenemos libros en catalán, castellano e inglés, muy poca cosa en francés y alemán. Hay novedades editoriales y restos de edición, libros de cocina y muchos cuentos, nos gustan los cuentos. Hemos tenido que adaptarnos al entorno, el tema de la oferta y la demanda. Nos piden guías, pues tenemos guías, nos piden postales, pues eso. Pero conservamos un almacén con cantidad de libro antiguo y descatalogado, y esto es lo que deseamos impulsar. Estamos confeccionando una nueva web para poder dar salida a todo este material.

Estamos especializados en la localización de cualquier tipo de ejemplares, tanto si son descatalogados, como antiguos. Disponemos de contactos con distintas librerías en todo el mundo y efectuamos el servicio de importación.

¿Qué tipo de clientela es la más habitual en la librería?

Tenemos clientes fijos pero los más habituales son gente de paso; estamos en el centro turístico de Barcelona y por eso hemos tenido que adaptarnos.

¿Crees que los catalanes somos buenos lectores?

Sí, eso se pone de manifiesto principalmente por Sant Jordi. Actualmente se publican muchos más títulos que antes y esto hace que la rotación sea menor, pero los catalanes siguen siendo buenos lectores.

¿Cómo ha afectado la crisis a la librería Salas?

Mucho, claro está, la gente se lo piensa un poco más antes de comprar. Así como las tarjetas postales se vendían de diez en diez, ahora salen de a una o dos; los libros si no son de oferta, optan por los de bolsillo antes de comprar una novedad, aunque todavía quedan clientes que compran novedad, pero cada vez menos.

El problema que tienen las librerías es que el margen que dejan los libros es limitado y si bajan las ventas, es difícil sobrevivir. Esta es la razón por la que están cerrando tantas librerías, pues los gastos son los mismos y los ingresos no permiten cubrirlos.

Para acabar… ¿nos podrías recomendar algunos libros imprescindibles para esta temporada de otoño-invierno?

Depende de lo que te guste, un libro es algo muy personal.

Como novedades está el último de Julia Navarro (“Dispara, yo ya estoy muerto”), novela histórica con intriga; en noviembre saldrá un nuevo libro de Dolores Redondo, de género policíaco, la gran revelación de la última temporada. Pero lo de otoño-invierno está por salir y todavía no sabemos lo que va a publicarse.

Anuncios

Un pensamiento en “Entrevista a Lídia Salas

  1. Pingback: Entrevista a Emma Gràcia Salas | El blog de Salas Llibreteria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s